¿Cómo es un entrenamiento en base («Base training»)?

El curso de habilitación de tipo llegó a su fin en Septiembre, y tras la correspondiente evaluación del mismo (afortunadamente satisfactoria 🙂 por parte del examinador, un capitán de «Easyjet», llegó el momento de despedirme de mi compañero Dan y de mis instructores, de los que aprendí mucho de la operación en línea, bastante diferente a la de la instrucción…

Mi certificado de finalización del curso, que conservo con mucho orgullo.

Finalizaba una fase muy intensa y muy divertida al mismo tiempo, la del entrenamiento, y se aproximaba el momento de volar el avión real, lo que se conoce como «Base training», algo que esperaba con mucha impaciencia y excitación, al mismo tiempo.

Tocaba recoger mis cosas, despedirme de mi casera Davina (a la que a día de hoy aún me une una amistad en la distancia, mantenida por «Facebook»), y regresar a Madrid con mi familia, a la que había echado especialmente en falta durante el curso…

Mi regreso no estuvo exento de cierta inquietud, pues la crisis que acababa de estallar en Septiembre no paraba de crecer, y como suele pasar en las crisis, de los primeros sectores que entra en crisis es el de la aviación (pero por desgracia, es de los últimos en salir), y temía que mi puesto como copiloto en «Tiger Airways» peligrara, aunque en «Storm» me aseguraron que no debía tener motivo de preocupación…

Cuando finalizó el curso a finales de Septiembre, aún no teníamos fecha para el «Base training», que se confirmó a lo largo del mes de Octubre; Se realizaría a principios de Noviembre en Liubliana, Eslovenia, con la hoy exinta compañía «Adria Airways».

Y así, tras un vuelo directo desde Madrid, llegué a Liubliana el 7 de Noviembre, donde coincidí con Dan y los otros compañeros que habían hecho la habilitación en el curso anterior al nuestro…

Teóricamente el vuelo se iba hacer el día 8, despegando desde Liubliana para hacer las tomas y despegues (se debían hacer un mínimo de 6 tomas y despegues para completar el «Base training») en el cercano aeropuerto de Maribor, pero una meteorología adversa, en forma de niebla, impidió que pudiéramos hacer el vuelo ese día…

Nuestro flamante 320 de «Adria Airways», en el aeropuerto de Liubliana.

Nuevamente se nos citó el día 9, y tras recibir el «briefing» del entrenamiento por parte de los capitanes de «Adria», y tener que esperar varias horas con impaciencia a que se levantara la niebla, despegamos desde Liubliana hacia Maribor…

Tiempo de espera en el aeropuerto de Liubliana.

Durante el camino se decidió en qué orden volaríamos las tomas y despegues, que se realizarían de forma ininterrumpida, esperando en la cabina de pasaje a tomar el relevo a los que estaban volando…

Y entre el deseo de algunos por ser los primeros en volar el avión, y que yo personalmente prefería ver cómo lo hacían los otros y los errores más comunes que se cometían, opté por no dar un paso al frente, por lo que se me asignó como el último para hacer las tomas y despegues…

Si bien en principio no parecía la mejor decisión, al final, como relataré a continuación, se reveló como la mejor opción posible…

Mis compañeros realizaron sus tomas y despegues, y el avión, sin pasaje ni carga, aceleraba y ascendía como un cohete, hasta que me tocó el turno a mí, próximos ya al anochecer, para ocupar el asiento de copiloto de una Airbus A320 por primera vez…

Nuestro A320 de «Adria Airways», listo para partir rumbo a Maribor.

La mezcla de excitación y nerviosismo era muy grande; era la primera vez que me sentaba a los mandos de un avión de esas dimensiones, y eso impone, además de la evidente preocupación por no dañar el avión, aunque tuviera a dos instructores capitanes supervisándome…

Así que, con la visión hacia la derecha parcialmente empañada por los restos de un pájaro que impactó con nosoteros, comencé mi «Base training»…

Es difícil describir las sensaciones de forma escrita, pues eran muy similares a las de la suelta; son sensaciones muy, muy intensas, que en el caso de la suelta representa alcanzar ese momento tan esperado, pero en el caso del Airbus representa la materialización de un sueño de infancia, juventud y edad adulta; el poder sentarme algún día en la cabina de un avión de línea…

¿Y cómo fué el entrenamiento, tras esas sensaciones?. Pues divertido, muy divertido, pues el entrenamiento consistía en hacer circuitos de tráfico y tomas y despegues, algo que había practicado con mis alumnos en numerosas ocasiones, y ahora practicaba yo con un avión que pesaba 62 toneladas y que iba a una velocidad de 180 nudos…

Una experiencia increíble, que comparto con vosotros en el vídeo resumido que tenéis a continuación…

Y como fantástico colofón a las tomas y despegues, tras finalizarlas regresamos a Liubliana, por lo que procedí a levantarme del asiento de copiloto para que se sentara el otro capitán instructor; sin embargo, me dijeron que me quedara donde estaba, ya que iba hacer el vuelo de regreso a Liubliana y la aproximación ILS…al parecer el quedarse el último no fué tan mala decisión, pues además de las tomas y despegues, disfruté del vuelo de regreso con aproximación incluida, sin duda un perfecto final para un día increíble…

Al día siguiente regresé aliviado a Madrid, esperando y deseando que la tramitación de mi documentación fuera rápida, y así poder anotar en mi licencia la habilitación, pues hasta que no fuera así, no podía empezar a trabajar como copiloto.

Mientras esperaba que llegaran mis documentos, recibí un correo a mediados de Noviembre de la compañía «Air Baltic», en el que se me comunicaba que había superado el primer proceso de selección, y me emplazaban de nuevo para el siguiente proceso de selección en sus oficinas en el aeropuerto de Riga, Letonia, a principios de Diciembre.

Sin duda eran buenas noticias, pues a pesar de la gran crisis económica que estábamos viviendo, tenía una opción segura y otra posible para ser contratado por una aerolínea; ¿porqué preocuparse entonces?…

Autor: Julio Zavala

Piloto, apasionado de la aviación, emprendedor y gerente de "Fly & Fun".

4 opiniones en “¿Cómo es un entrenamiento en base («Base training»)?”

    1. Muchas gracias Amin! Solo cuento mi experiencia esperando le sirva de ejemplo y motivación a otros. Un abrazo y felices vuelos!!

  1. Brutal, los últimos serán los primeros….
    Trayectoria y adversidades disfrutando del camino…..
    Me ha encantado Julio, un día me comentaste , disfruta del camino….
    Que razón tenias.
    Grande Maestro!!!

    1. Muchas gracias José!!

      Por arduo que sea el camino, hay que disfrutarlo y aprender de la experiencia.

      Un abrazo fuerte!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *